fbpx
Blog Viajero

¿Qué es un “All inclusive” o “Todo Incluido”? Todo lo que debes saber

Cuando planeamos nuestras vacaciones queremos que todo sea perfecto, al momento de hacer nuestra reserva buscamos tener las comodidades para relajarnos en el destino que vayamos, pero has escuchado o leído el término todo incluido o All Inclusive que ofrecen algunos hoteles, pero ¿realmente te conviene escoger este tipo de servicios?

Cuando adquieres un paquete All inclusive o todo incluido por lo general pagas tarifas desde habitación, bebidas, entretenimiento, propinas, servicios a cuartos, alimentación y disfrutar de todos los atractivos del hotel.

  • Los detalles son importantes:

cuando escoges un hotel todo incluido te encontrarás con un complemento de comodidades, en algunos hoteles te reciben con detalles como por ejemplo una bebida típica, adornos florales u otros engreimientos para los clientes. La recomendación más importante es que cuando llegues al hotel, preguntes que servicios ingresan en el “todo incluido” para así, evitar algún tipo de inconveniente durante tu estancia.

  • Alojamiento incluido:

las acomodaciones de las habitaciones son a pedido del cliente, estas están sujetas a disponibilidad de espacio y también varían en precio, según la ubicación que se elija, por ejemplo: si deseas una vista maravillosa frente al mar, el costo es más elevado o si en todo caso, solo quieres una habitación donde llegar a descansar sin necesidad de muchos lujos el costo es menor. Para reservar habitaciones te recomendamos que tengas en cuenta la cantidad de personas, si hay niños o adultos mayores, de esto depende la cantidad de camas, o algún trato especial que se le puede dar al cliente. Siempre pregunta al hotel o a tu agencia de viaje, si cuentan con alguna promoción por cantidad de personas, niños o adultos mayores.

  • Acceso ilimitado en alimentación:

Quiere decir que puedes probar lo que se te antoje y las veces que quieras, la mayoría cuenta con servicios de: buffet, restaurantes, platos a la carta, desayunos, snacks o alguna cosa que se te antoje. Asegúrate siempre preguntando los horarios de alimentación, o cuales son las restricciones, que debes tener en cuenta en tus consumos. La recomendación es que te midas en el consumo de alimentos para que no sufran ningún tipo de mal.

  • Todas las bebidas incluidas:

sí aunque parezca mentira, este tipo de servicios te incluyen refrescos, aguas o bebidas alcohólicas, ¡están incluidas! Excepto aquellos servicios de lujo, así que anímate a probar las bebidas tradicionales de cada lugar que visites. Como consejo controla el consumo de bebidas alcohólicas para que puedas disfrutar de todas tus vacaciones.

  • Fiestas temáticas y entretenimiento:

Este tipo de hoteles tienen espectáculos diseñados para que los huéspedes siempre estén entretenidos, al llegar al hotel pregunta por el itinerario de actividades, que pueden incluir shows en vivo, clases de yoga, cine, voleibol, gimnasia,  y muchas otras actividades que tienen los diferentes hoteles.

  • Guarderías y actividades:

Para los más pequeños, si viajas con familia este tema te va a encantar, porque los hoteles ofrecen opciones para que los adultos puedan descansar por un rato del rol de padres, en algunos hoteles puedes dejar a tus hijos en una guardería y ellos se encargan de distraerlos, tienen actividades especiales preparados para ellos, cuentan con personal calificado para el cuidado de tus niños.

  • Acceso a todas las instalaciones:

Uso de todas las instalaciones, podrás usar las piscinas, establecimientos, playas privadas y espacios de áreas en común con las que cuente el hotel, nunca te olvides de averiguar que otros servicios te pueden generar algún costo extra para que no tengas sorpresas y malos ratos. Por ejemplo en la mayoría de hoteles el tema del Spa, peluquerías, tiendas, juegos de entreteniendo, puede que tengas un costo adicional.

Este régimen All inclusive o todo incluido, no lo tienen todos los hoteles. Suelen tenerlo los hoteles grandes estilo resort, o los lujosos de alta categoría, es también una opción de estancia muy frecuente en destinos de playa.

Si el viaje es con niños, “el todo incluido” es muy aconsejable, la verdad. Te metes en un recinto controlado y seguro y ya no te tienes que preocupar si tus hijos consumen más o menos. Además, los horarios suelen ser bastantes estrictos por lo que únicamente les tienes que decir que a tal hora estén en tal sitio para comer o cenar. También es interesante que estén incluidas las zonas infantiles o la guardería, puesto que de esa manera, podrás tener unos ratos libres para disfrutar en pareja o para dedicarte un poco de tiempo a ti mismo/a. 

La respuesta a todo esto, si te conviene este tipo de servicios, pues en general sí. Si lo haces bien y tienes presente todos los consejos que te hemos planteado, puedes ahorrar mucho dinero. El coste por separado siempre es mucho mayor.

Agregue un comentario